El ruido

EL RUIDO.


El ruido es el contaminante más común del medio ambiente, y puede definirse como cualquier sonido que sea calificado por quien lo recibe como algo irritante y desagradable. Así, lo que es músico para una persona, puede ser apreciado como un estruendo inoportuno para otra. En un sentido más amplio, el ruido es toda sonoridad pesada y agobiante para un individuo o grupo de individuos, la cual puede ser considerada como la causante de algunas de las enfermedades físicas y psicológicas de la sociedad actual.




CARACTERÍSTICAS DEL RUIDO.


El ruido presenta grandes diferencias con respecto a otros contaminantes:


• Es el contaminante más barato de producir y necesita muy poca energía para ser emitido.
• Es complejo de medir y cuantificar.
• No deja residuos, es decir, que no deja materiales físicos acumulativos en el ambiente.
• Tiene un radio de acción mucho menor que otros contaminantes.
• Se percibe sólo por un sentido: el oído.  



MEDICIÓN DEL RUIDO.


El ruido es un sonido indeseable de cualquier intensidad que interacciona o interfiere con el ser humano y que siempre produce sensación desabrida. Se mide en decibelios (dB) a través de los sonómetros.


Los decibelios son la unidad de medida de intensidad sonora, correspondiente a la decima parte del belio (unidad con que se miden diversas magnitudes sonoras) que se usa para expresar la relación entre dos potencias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera los 50 dB como el límite superior deseable. Cuando la sonoridad alcanza los 70 dB se estima como un ruido contaminante. 




4 FACTORES QUE DETERMINAN SI ESTÁS EXPUESTO A RUIDOS EXAGERADOS.

  • Tienes que subir tu voz para ser escuchado.
  • No puedes escuchar a tu interlocutor a 60 cm de ti.
  • Las platicas a tu alrededor se escuchan apagadas o tediosas después de dejar el área ruidosa.
  • Tienes dolor y sonidos como de campanas en tus oídos después de exponerte al ruido.



3 SOLUCIONES PRÁCTICAS PARA EVITAR DAÑOS EN TU SALUD. 

  • Procura hacer una lista de los ruidos a los que estás expuesto todos los días, y trata de evitar por completo aquellos que produzcan sonidos arriba de los 80 dB.
  • Si tienes que trabajar en lugares ruidosos, no olvides proteger tus oídos con tapones u orejeras.
  • Evita tener en casa juguetes y aparatos domésticos demasiado ruidosos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada